CRECIENDO JUNTOS

Creciendo Juntos es una experiencia Educativa que está dentro del sistema formal abarcando: Nivel Inicial, Nivel Primario y Nivel Secundario (Orientación Arte especialización Artes Visuales).

La “Comunidad Educativa Creciendo Juntos” es una institución sin fines de lucro formada por Padres, docentes y alumnos. En su carácter formal es una Asociación Civil integrada por una comisión de padres y algunos docentes que resuelve en asamblea cuestiones que tienen que ver con el cotidiano y otras que van más allá de él.

Procuramos funcionar como Cooperativa, donde las decisiones son tomadas entre todas las personas que deseen implicarse en esta toma y sostenerlas poniéndoles el cuerpo.

Es una escuela pequeña, con un solo curso por sección (un primero, un segundo, etc.) todos los grados están integrados por alrededor de 30 chicos/as. La idea de una escuela de estas características tiene que ver con la posibilidad de conocernos realmente entre los/as chicos/as, las familias y los docentes.

Tanto los sueldos de los docentes del Nivel Inicial y de la Escuela Primaria y el Nivel Secundario hasta cuarto año son subvencionados el cien por ciento por el Estado . Sin embargo, existen cargos como la secretaría, el director de la secundaria, portería, gastos de mantenimiento y servicios, a las cuales se suman todos los sueldos de quinto y tercer año del Polimodal consideradas indispensables para el crecimiento del proyecto de la institución, que la subvención no cubre.

Las familias aportan una cuota de entre 100 y 200 pesos al mes –donde están incluidos los materiales didácticos de las materias, aún los de artística y las cartucheras comunes- pero esto no es una condición para permanecer en la escuela: las familias que no pueden hacer un aporte monetario se les propone hacer un trueque por algún trabajo en la escuela, como por ejemplo la portería, trabajos administrativos, trabajos de albañilería, baldeo, etc. y en varios casos los alumnos son becados.

La denominamos "Escuela Pública de Gestión Social”, entendiendo por público todo aquello donde estamos presentes todos, donde todos o mejor dicho quienes lo deseen pueden ser parte de… Consideramos a la Educación de Gestión Social “al servicio brindado por las organizaciones sin fines de lucro, a través de una pedagogía popular, cooperativa y solidaria para el logro de una ciudadanía crítica y emancipada, incluyendo a la comunidad en el gobierno democrático de las mismas”. (1)

La palabra “gestión” viene, para nosotros, de gestar, es decir de nacimiento. Y desde ahí decimos que este “nacimiento” es desde todos, desde las necesidades de todos. En Creciendo Juntos gestamos la educación entre padres y docentes.

“La educación de Gestión social no es contradictoria con lo estatal sino que lo complementa desde un lugar alternativo de creación propia y colectiva, con finalidades pública, a las que el Estado habrá de financiar para tender a la gratuidad”. (2)

El ideario fundacional creado a comienzos de la escuela y basado en la pedagogía de Paulo Freire, expresa cierto perfil de Creciendo Juntos:

“Queríamos probar que las teorías mas progresistas de en educación podían aplicarse en sectores populares.

Queríamos una escuela de verdaderas puertas abiertas, no abrirlas para dar consejos a los padres, pedirles plata o mano de obra gratuita. Sino para que juntos planifiquemos la tarea educativa y armar la escuela que la comunidad quiera.

Y todo esto se podía empezar a hacer haciendo una revisión del rol docente, lo fuimos “desnudando” de a poco y despojándonos de tabúes hasta hacer de la crítica y el error los únicos caminos que nos ayudarían a crecer.

Queríamos una escuela donde al niño se lo respetara tal cual es, con todo su bagaje cultural y sólo a partir de allí emprender el nuevo camino.

Lograr un hombre autónomo moral e intelectualmente. Lograr un clima de libertad y democracia que tirara por tierra cualquier sombra de autoritarismo.

Estar comprometidos con nuestra comunidad conociendo muy bien la realidad donde elegimos trabajar…” (Ideario 1980)

Estos propósitos todavía guían y sostienen las prácticas cotidianas:

La decisión de una escuela comunitaria es un compromiso que nos obliga a tener una escuela de "verdaderas puertas abiertas", donde las decisiones se toman verdaderamente con los padres en asambleas, reuniones que se realizan una vez al mes con los padres de toda la institución organizadas por la comisión de padres y docentes que se reúnen todas las semanas.

Un compromiso con el saber, ya que estamos estudiando permanentemente, revisando nuestras prácticas docentes y cambiándolas cuando vemos que ya no sirven, tarea ardua ya que no estamos acostumbrados a construir sobre los errores.

En cuanto a la disciplina, tratamos de fomentar la autodisciplina, donde los chicos se ponen sus propias normas que se acuerdan por consenso y orientados por los docentes. Esto se discute en el ámbito escolar, dándole un tiempo y un espacio en la tarea diaria. Para trabajar los conflictos o cualquier tema que resulte necesario discutir hacemos rondas, donde comentamos problemas comunes y establecemos normas de convivencia y acuerdos que luego quedan escritos para recordarlos cuando sea necesario.

Esto de escuchar y ser escuchado y acostumbrarnos a respetar opiniones diferentes, lo practicamos también en las distintas didácticas (lengua, matemática, sociales, naturales, etc.), donde anticipamos, experimentamos, discutimos, expresamos las distintas opiniones para poder ir construyendo el aprendizaje colectivamente.

En la segunda mitad del año 2000, llegó la propuesta del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires de implementar la Jornada Completa en uno de nuestros ciclos. En ese momento optamos por fortalecer la identidad del Tercer Ciclo extendiendo su Jornada. Los adolescentes de los tres primeros años que concurren al Nivel Secundario participan de talleres de seis horas semanales vinculados al lenguaje audiovisual (video ficción, animación, documental, fotografía) y a la expresión corporal y teatral. Este espacio, construido con el esfuerzo (incluso material) de los docentes y familias de la escuela, representa el lugar más propicio para la expresión de las culturas y problemáticas juveniles, las cuales se ponen de manifiesto en el trabajo grupal e interdisciplinario y sobre todo en los cortometrajes- documental o ficción- y obras de teatro producidas por los adolescentes a lo largo de estos ocho años.

A partir de estos proyectos los alumnos de tercer ciclo o secundaria básica han experimentado diferentes artes audiovisuales y teatrales expresando sus intereses, subjetividades y problemáticas. El trabajo en equipo entre adolescentes de diferentes edades significó llevar adelante tareas como, discutir el tema, imaginar o contar historias, construir personajes, investigar, hacer entrevistas, filmar, ver lo filmado, ordenar las imágenes en planillas de edición, armar guiones y storyboard, ver y ver cine y cortos de diferentes estilos, épocas, directores; actuar, presenciar obras de teatro, armar títeres y montar obras, hacer animación con diferentes técnicas, construir escenografías y personajes, sonorizar y musicalizar los cortometrajes, etc.

Por ello y movilizados por el espíritu de la nueva Ley Nacional de Educación que promueve la obligatoriedad en el Nivel Secundario, en el año 2008, decidimos la apertura del Nivel Polimodal a ciclo cerrado (aún vigente), como continuación lógica de un proyecto colectivo, educativo, artístico, cultural, que ha venido creciendo y desarrollándose en toda la comunidad educativa en todos estos años. Es por eso que la elección de la orientación en Arte y particularmente la especialización Artes-Visuales en el Ciclo superior del Nivel, responde a la identidad construida a lo largo de la historia de la Comunidad Educativa Creciendo Juntos. El interés de la comunidad educativa en los proyectos que venimos realizando los sostuvo materialmente a lo largo de los años y posibilitó su desarrollo y mejora técnica: desde gestionar donaciones de cámaras o televisores a sacar créditos entre todos los docentes para comprar e innovar en los materiales.

Hoy, continuamos sosteniendo con convicción la idea de maestro militante para la construcción de la experiencia, lo que pasa es que tal vez entendemos la militancia desde otro lugar que no es el mismo de años atrás. El maestro militante es el maestro que tiene o busca la capacidad de "implicarse" en la experiencia de "hacer la escuela" una y otra vez. El maestro que está en la búsqueda permanente, que no se queda con lo que ya sabe, que tiene ganas de seguir buscando herramientas, que prueba y no tiene miedo a equivocarse porque el error es parte de esa búsqueda de esos aprendizajes, que cree de verdad en la construcción del aprendizaje y de cualquier aprendizaje, que lo practica dentro y fuera de la escuela, es decir en su vida.

(1) Texto trabajado en la Primera Jornada Provincial sobre Educación de Gestión Social el 19 de Mayo de 2007, en el Colegio Julio Cortazar de Moreno; por la Federación de Cooperativas y Entidades afines de enseñanza de la Provincia de Buenos Aires.
(2) Ídem.