En noviembre de 2014 COMUNA (Comunicadores de la Argentina) publica esta nota de Radio Escolar Comunitaria (REC) para visitar la web entra a http://www.comunanet.com.ar/

Por: Santiago Giménez*

¿Cuáles son los espacios en donde convergen la teoría y la práctica en el nuevo paradigma comunicacional? ¿Cómo se piensan los nuevos proyectos comunicacionales a partir de esto? ¿Y cómo la juventud se relaciona con lo dicho?

FM 89.5 REC (Radio Estudiantil Comunitaria) es una experiencia radiofónica escolar y comunitaria que funciona en la escuela de gestión social Creciendo Juntos, ubicada en Moreno, Provincia de Buenos Aires. La realizan niños, niñas, jóvenes, familias de la escuela, docentes, vecinos e instituciones del Barrio Parque Paso del Rey. Reúne en sus principios un anhelo profundo y constante por ser una voz regional, latinoamericana, que hable de y desde ellos y ellas, de nosotros y nosotras. Con una perspectiva crítica y comprometida acerca de la realidad barrial, argentina, latinoamericana.

La gestión de la radio

En 2010, la Escuela presenta un proyecto a “Nuestro Lugar”, un concurso organizado por el Ministerio de Desarrollo Social. Ser seleccionada en el concurso le posibilita financiar la construcción de un estudio de grabación. Al otro año, 2011, en 4º año del Nivel Secundario, en la materia curricular Nuevas Tecnologías de la Información, se inicia un taller de radio.

Los programas que se arman en ese año se emitían los mediodías a través de un circuito de parlantes que permitía que el resto de los estudiantes y docentes en el recreo pudieran escucharlos. De esa experiencia pionera surge el interés de formar una radio.

Llegado 2012, el Ministerio de Desarrollo Social aprueba un nuevo proyecto para construir una radio escolar-comunitaria. Con el subsidio se acondiciona el estudio de grabación, se coloca la antena y el trasmisor puesto en el 89.3 MHZ provisoriamente. Además se inician los trámites para gestionar la frecuencia en el marco de la Ley de Servicios Audiovisuales. Dados todos los requisitos para transmitir, se inician las asambleas para pensar qué radio se quería y cómo construirla. Se conforma así una Comisión Organizativa integrada por docentes, estudiantes, madres y padres, quienes también comienzan a producir programas y a ponerlos al aire.

A comienzos de 2014, luego de cuatro años de la construcción y fortalecimiento de esa alquimia de voluntades, de deseos, prácticas y audacia para hacer radio, notamos que torcíamos la historia, la historia nuestra, la individual y la de la comunidad. La doblegábamos y le marcábamos: había algo, una gesta. Y que eso era visibilizado por el Estado, mejor dicho por esta reconstrucción de la categoría de Estado, iniciada en 2003 y en curso hasta hoy, en la que este sueño iniciado con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada en 2009, finalmente se concretaba, en el acto inaugural, el 11 de abril, con la frecuencia 89.5 MHZ otorgada por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y con el acompañamiento que constantemente hizo la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Una radio suelta en el barrio

Encender la radio y oír REC implica aventurarse a desconocer el formato convencional de la FM, a perderse, es decir, desafiar ese manto de tradición, de límites de las FM de la Provincia de Buenos Aires, en su programación, en su musicalidad y locutores/as.

En estos años y en el “hoy por hoy” la programación es variada, desde sus intérpretes hasta sus contenidos. Niñas, niños y jóvenes de entre 11 y 18 años realizan programas. Un ejemplo es “Un Cuarto”, programa relacionado con el ámbito cultural, en el cual todos los jóvenes que están en 4º año del Secundario producen, realizan entrevistas, invitan a artistas locales, debaten e informan temas de su interés. Asimismo, se transmite “Sabelo”, que realizan niñas, niños y adolescentes de 11 a 15 años. Es una experiencia radial de alumnos de 1º, 2º y 3º de la secundaria, coordinado por un grupo de docentes.

El Jardín de Infantes y la Escuela Primaria también producen programas y micro-programas. En algunos chicos y chicas la radio ha posibilitado perderle el temor a hablar con sus compañeros y mejorar sus lecturas en voz alta.

A la vez, hay además estudiantes, ex estudiantes, docentes, padres, madres y vecinos del barrio que realizan sus programas, en distintos géneros periodísticos y temas: deportes, política, sociedad, musicales, entrevistas, etcétera.

En la escuela Creciendo Juntos, en los días de jornada extendida, los estudiantes tienen Espacio de Definición Institucional, para realizar talleres: teatro, animación, documental y radio. En el Espacio de Radio, los martes y jueves se produce el programa “Sabelo”, en el cual alrededor de treinta estudiantes aprenden qué es el lenguaje radial, cómo se arma un programa y cuáles son las funciones de un operador, locutor y productor. El programa se emite todos los jueves de 13.30 a 15.

Melani Archilli y Axel Romero, estudiantes de 3º año del secundario, comentan : “Nos gusta el Taller de Radio porque es intere­sante, está bueno que haya un espacio donde se pue­da hablar libremente y que cada chi­co se pueda expresar, que cada uno pueda opinar de cada tema tratado. Hay muchos roles, eso es lo bueno, por ejemplo: el que le gusta hablar y no tiene miedo de expresarse puede ser locutor y el que entiende más de máquinas, es operador”.

Dice Melani: “Lo que más nos gusta es salir al aire, es algo muy lindo, es una experiencia única. La primera vez que salí al aire estaba muy nerviosa, pero todo salió bien y me encantó, no me quería ir más, quería quedarme ahí todo el día. Pensar que hay gente del otro lado esperando que empiece nuestro bloque es algo lindo y especial, hacer algo así para que todos escuchen y poder opinar libremente es algo hermoso”.

La radio emite las 24 horas cada día y tiene en su grilla quince programas. A pesar de los años actuales de la explosión de la imagen, de la “Era de la imagen”, la radio aún se reinventa y no deja de ser el teatro de la mente, de un mundo imaginado y soñado por los jóvenes.

Tener algo para decir y tener dónde

Presenciamos un cambio de época en el carácter de las comunicaciones, un cambio de época problemático. Decía Nietzsche en el siglo XIX que el problema del hombre moderno es que ha tocado todo con sus manos, que ha perdido el pudor, la sensación de distancia, el respeto de lo otro. La pérdida del pudor lo ha llevado a la insensibilidad: todo lo puede decir, todo lo puede tocar, todo lo puede hacer. El parafraseo sirve para repensar los medios de comunicación. Hoy hay una ley democrática y a pesar de que las practicas tradicionales siguen abundando, esta nueva época se distingue también por trasformaciones en los ámbitos culturales y tecnológicos.

La sorpresa es cada vez mayor, por la profundidad de la exploración del mundo sensitivo y tangible. El siglo XX y XXI son parte de estas sucesiones innovadoras y es lo que nos lleva a reflexionar acerca de lo que Gianni Vattimo califico como “sociedades de la información generalizada”, asegurando que estás transformaciones culturales atraviesan también lo político y lo económico. El uso de la tecnología de la información y las comunicaciones contribuye a moldear normas, modos de vida y reflexiones ideológicas, por eso la expresión simbólica no es menor, principalmente en la multiplicidad de sentidos y las problemáticas en torno de la identidad. La lucha por la apropiación del poder simbólico es fundamental, para la democracia comunicacional y es lo que se está dando. “Hubo revoluciones que trasformaron las bases materiales de una sociedad –la confiscación de bienes eclesiásticos durante la Revolución Francesa- y por otro lado revoluciones simbólicas que son las que llevan a cabo artistas, científicos, grandes profetas religiosos o a veces, en contadas ocasiones, grandes dirigentes políticos que lideran revoluciones que inciden en el cambio de nuestra manera de ver y pensar” (Pierre Bourdieu, 1997).

El hecho de tener nuestra placa, nuestro dial, es importantísimo, y tiene un valor especial el compromiso para el fortalecimiento cultural del barrio. Incluso trascendiendo las fronteras de la escuela, el ejercicio de la comunicación da cuenta de un proceso que día a día se va articulando. Una radio que está inmersa en un contexto histórico, social, político latinoamericano, conseguido justamente en una de esas “contadas ocasiones” que Bourdieu señala, esas fisuras de la historia que nos hacen hablar de un nuevo paradigma. Porque la comunicación no es una entelequia al margen del contexto político, cada día se conoce más que detrás de un título de tapa, de un locutor que describe una noticia, hay un batifondo ideológico y político, relaciones de fuerzas, debates de ideas. En el calor del debate sobre la comunicación se desarrolla y se piensa esta radio. El derecho a decir, el uso de la palabra, pone en desequilibrio lo que se creía equilibrado, aparece el protagonismo de los relegados, los que estaban acallados, olvidados. Ahora pueden decir, subir el volumen. Esta radio es, en suma, una herramienta inclusiva y pedagógica.

REC seguirá en busca de una mirada más nuestra, más latinoamericana y local, desde el barro y en el barrio. En ese dial emerge una identidad, un proceso que se va construyendo y que nos ha demostrado a los estudiantes, a los docentes y a los padres, que las revoluciones son transgeneracionales, que los imaginarios colectivos no están tan lejos de la realidad y que se pueden transformar en derechos, símbolos e identidad de pertenencia.

*Integrante de COMUNA, trabaja en la Defensoría del Público, es integrante de REC (Radio Estudiantil Comunitaria) y estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Moreno.