Desde REC (Radio Estudiantil Comunitaria) acompañamos el comunicado de la asociación de escuelas de gestión social que repudia enérgicamente el intento de quitar la personería jurídica a la organización Tupac Amaru con la intención de hacerse cargo del funcionamiento de los establecimientos escolares creados por ella, a saber: la escuela de gestión social Bartolina Sisa; colegio secundario Olga Márquez de Aredes; el instituto de educación superior Tupac Amaru y el centro de educación integrada Germán Abdala.

Las escuelas de gestión social cuyo funcionamiento fue avalado por la ley de educación nacional nº 26.206 (art. 13 y 14) nos permitió dejar de pertenecer al círculo de la enseñanza privada para formar parte de instituciones que se encuentran comprendidas en la economía social y cooperativa.

No es casualidad sino autoritarismo y falta de democracia que un gobierno como el de Gerardo Morales avance sobre lo logrado por la organización Tupac Amaru y haya encarcelado a su líder milagro sala, ya que en jujuy se estaba comenzando a crear la verdadera comunidad donde había un entramado de solidaridad y cooperativismo para solucionar problemas como la vivienda, el trabajo, la educación, la salud, la cultura y el respeto a las creencias ancestrales.

En este contexto donde se desarrolla la democracia sin mayúscula pero la que toma las decisiones fundamentales para el pueblo, las escuelas de gestión social cumplen con la parte del guion que se necesita para la formación de un sujeto educativo con pensamiento autónomo y sin sometimientos.

Esta asociación que se desarrolla en varias provincias del país se refleja en esa comunidad jujeña ya que expresa cabalmente la idea de las escuelas de gestión social.

El gobierno de jujuy no sólo avasalla con la institución sino también sobre la propiedad de esas escuelas, es decir, de la propiedad social de las mismas.

Es más que evidente que lo logrado por milagro sala era un modelo que había que destruir. ¡no lo lograrán! ¡libertad a milagro sala!