Pensar Septiembre en REC desde la Escuela, desde el barrio, desde la coyuntura actual que atravesamos, es pensarlo, también, como docentes, desde lo educativo y su relación directa con el contexto social que nos atraviesa.

Decidimos, pensarlo desde la educación porque rescatamos la figura de Paulo Freire quien en septiembre cumpliría 96 años. Y rescatar su figura es rescatar a la Educación desde una mirada cercana a lo comunitario, a lo popular, a la comunidad como portadora de conocimientos y de saberes que enriquecen la práctica diaria escolar.

Pensar a la Educación como un Derecho, es pensar también en Freire, en el sujeto educativo que él soñaba, un sujeto consciente de su poder, de su potencia, un sujeto capaz de leer su realidad social para modificarla.

Hoy las distintas acciones que viene llevando adelante distintos gremios docentes, junto a un franja grande de trabajadores, vuelve a tomar protagonismo en la calle, en los barrios, en cada comunidad. Porque no se trata solamente de reivindicaciones salariales, sino reivindicaciones que tienen que ver con políticas de Estado, políticas que se vienen alejando cada vez más de los Derechos adquiridos por distintos sectores sociales.

Hoy la educación sufre el desajuste de un modelo educativo que se aleja nuevamente del paradigma de calidad con inclusión, que se hacía carne en distintos programas, dispositivos, en mejoramiento de las prácticas docentes, que desde el Estado buscaban una inclusión real, siendo el Estado el garante de esta propuesta. Desde REC entendemos a la Educación desde el barrio, con el barrio y para el barrio, y es por eso que la Escuela no puede verse descontextualizada hoy. Los ajustes, el tarifazo, los despidos, la estigmatización de la protesta social repercuten entre nosotros y Creciendo Juntos, una institución con las puertas abiertas al barrio, se abre para reflexionar, para construir un diálogo permanente con su comunidad.

Es esa dialogicidad que plantea Freire, que de alguna manera constituye la Esencia de la educación como práctica de la libertad, de construcción con el otro, de la escucha permanente entre docentes- estudiantes y docentes – familias.

Rescatando esa Escuela que se nutre de los conocimientos de su comunidad, que desde la práctica diaria situada busca la construcción de un conocimiento colectivo-común, conscientes de nuestra tarea vital como educadores junto a las familias y estudiantes hacia una transformación social.

Hoy, más que nunca y en un septiembre cargado de marchas, reclamos, de los trabajadores en la calle… nosotros, no podemos ser indiferentes a una situación social que nos atraviesa como comunidad educativa. Porque los palos en la rueda no los ponen los docentes sino las políticas de un Estado que se des responsabiliza de la educación e intenta dejar de lado las conquistas sociales desde un modelo neoliberal-conservador.

“Luchamos por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer”