Uno suele creer que el período vacacional, pone una pausa en lo que respecta a la conflictividad que se mantuvo durante todo el año pasado en las calles. Grave error, las olas y el viento de este enero del 2018 vuelve a traer ráfagas que sacuden la vida cotidiana de los sectores populares: suba de tarifas, despidos, anulación de paritarias, reconciliación con un pasado genocida, etc. El calor de los reclamos sube la temperatura de este enero que inaugura un 2018 que alza la bandera roja de peligro. Desde REC no apagamos el micrófono, seguimos poniendo en el aire nuestras miradas a través de nuestras voces, para seguir deconstruyendo el relato hegemónico que te cuenta un sólo cuento cuasi naif.

Luego de las movilizaciones multitudinarias en plaza Congreso de diciembre del 2017, ante la ley que afecta las jubilaciones de las próximas generaciones, creíamos que las no tan buenas noticias iban a tomarse una tregua. Enero abrió varias ventanas de conflicto y numerosas manifestaciones de reclamos ante las medidas tomadas. Un nuevo capítulo de retrocesos en las políticas de derechos humanos que se llevan adelante desde el 2016. Prueba de esto es la prisión domiciliaria en su casa de Mar del Plata para un personaje como Miguel Etchecolatz, alto responsable del terrorismo de Estado que participaba en las torturas a los prisioneros, que fue denunciado por la violación de prisioneras y de quien hay sospechas fundadas de su participación en la desaparición y muerte de su principal acusador, el albañil Julio Jorge López. Esa domiciliaria es una provocación, un mensaje de impunidad a la comunidad policial-militar y de advertencia a la sociedad en general. Y una diferencia sustancial con su anterior situación que era la cárcel común. En esa dirección continuaron las declaraciones de Massot quien busca una nueva y agiornada vuelta a los 90 con un nuevo perdón para avanzar como sociedad. El diputado –cuya familia fue a juicio como uno de los cómplices civiles de la dictadura desde la dirección del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca– propuso como modelo a seguir el proceso político y judicial que se llevó adelante en Sudáfrica ante los crímenes cometidos durante el apartheid. Resulta imposible pensar en esto cuando hasta el 2003 contaron con una impunidad total que no llevó a ningún represor a aportar información.

Como si fuera poco fueron echadas 70 personas que cumplían funciones de desclasificación y apertura de los archivos de las Fuerzas Armada aportando a la Justicia en las causas por delitos de lesa humanidad, área que conduce el cuestionado ministro Oscar Aguad. Poco podemos esperar de políticas de derechos humanos que, en vez de bajar cuadros suben fotografías como las incorporados al Museo de la Casa Rosada, en donde aparecen sonrientes nuevamente, Leopoldo Galtieri, Jorge Rafael Videla y Roberto Viola.

En lo económico la inflación tuvo un nuevo cimbronazo en este principio de año a nivel nacional se ubicó en diciembre en 3,1 por ciento, con lo cual el alza anual de precios terminó en el 24,8 por ciento, según el Indec. El incremento de diciembre fue el más alto de 2017 y estuvo motorizado por las subas de los servicios públicos, combustibles y prepagas. La quita de subsidios a los servicios públicos recobró vigor luego de las elecciones parlamentarias: aguas, luz, gas, boleto de transporte público y el nuevo revalúo inmobiliario que realizó la provincia de Buenos Aires que afectará en el impuesto inmobiliario. Ante este panorama que presupone un achicamiento en el salario de los trabajadores se plantea ponerle un techo del 15% a las paritarias de este año. Y para subir más la temperatura, en el caso de los docentes se suspende por decreto la paritaria nacional que modifica la representación en la mesa paritaria que es la establecida por la ley, con esto se viola la libertad sindical y la ley de financiamiento educativo. Como sucedió ya con la Ley Federal de Educación promoverá una desigualdad creciente de los salarios según la capacidad financiera de las provincias y condenará a los docentes de las más pobres a un ingreso menor y a sus niños y jóvenes a una educación de inferior calidad.

Sumado a esto la premisa de “achicar el Estado es agrandar la Nación” sigue tan vigente como hace 40 años. En el área de salud 60 trabajadores de distintas áreas del Hospital Posadas, en Morón, fueron cesanteados sin más aviso que no encontrar sus nombres en la lista en la que figuraban los trabajadores cuyos contratos temporales serían renovados. En la célebre Río Turbio, Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF) despachó 200 telegramas de despido.

En el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se anuncia 250 despidos, alrededor del diez por ciento del total, los cuales se suman a los despidos iniciados en diciembre en Fanazul, empresa dependiente de Fabricaciones Militares (FM). Mientras esto pasa, el Ministro de Trabajo Triaca quien venía a combatir al empleo en negro, tiene a su empleada doméstica Sandra Heredia en negro; es el ministro que arbitra las paritarias y que le niega aumento a su empleada en negro; es el guerrero de la lucha contra la corrupción sindical que, para no darle el aumento que le corresponde a su empleada, la designó interventora de la seccional San Fernando del gremio SOMU, a cuyo secretario general echaron por corrupto.

Y entre tantos viajes por estas fechas, hay algunos que viajan por toda Europa, pero no con el nuevo sistema del boleto multimodal sino en uno de los 35 aviones de Vista Jet, la empresa líder de aviones corporativos que cobra 16 mil dólares la hora de vuelo.

Por último, se vuelve sobre uno de los mitos más antiguos de la Argentina europea como un engranaje muy importante del proyecto conservador en la Argentina. El presidente lo utilizó para fundamentar una de sus principales políticas. Para explicar en Davos que es “natural” un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, afirmó que “en la región todos somos descendientes de europeos”. Sobre esto, el Antropólogo Alejandro Grimnson afirma que: “Es muy cierto que la Argentina es un país muy abierto. Por ejemplo, los hijos de los argentinos que emigran a Europa no pueden ser presidentes; en cambio, aquí el hijo de un inmigrante europeo puede ser Presidente de la Nación. Se lo considera argentino, se le otorga ciudadanía. Pero no es aceptable que, desde posiciones públicas, los hijos de los inmigrantes europeos pretendan que todo el país es igual a ellos.” Actualmente, más de la mitad de la población argentina tiene alguna ascendencia indígena, según investigaciones del Conicet. Eso no significa que seamos indígenas, significa que nuestras ascendencias son mucho más diversas de lo que pretende el imaginario europeísta que vuelven a promover.

Desde el llano no nos subimos a ninguna de las olas que perjudique derechos laborales conseguidos y nos plantamos firmemente ante vientos que vuelven a reflotar aires de un pasado muy doloroso para nuestro país. Buscamos deconstruir desde la palabra un relato protector, que mira con recelo todo lo anterior y es poco crítico ante un presente ideal para unos pocos. Sabemos que el desafío es grande, por eso será importante en esta coyuntura la unificación de voces que puedan interpelar este modelo desde diferentes lugares-el congreso, los sindicatos, la Escuela , la comunidad, la calle- con la responsabilidad de pensar un nuevo modelo de país en donde las nuevas olas que el mar arrastre hacia la arena de la orilla, no sean las de mayor precarización laboral, pérdida de políticas de justicia-verdad-memoria y una profundización de la desigualdad social, porque sabemos que esas olas siempre terminan perjudicando a los mismos.